No Pierdas tu gozo–Parte 2

La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo. (John 16:21)

En nuestro estudio anterior, vimos la importancia de no perder el gozo. Vimos lo fácil que es desanimarse cuando chocamos contra ese muro. Las oraciones contestadas es algo maravilloso, pero ¿qué sucede cuando chocas contra esa pared y tus oraciones no son contestadas? Es muy importante que no deje que estas revelaciones de la fe se te escapen. Vimos el ejemplo en el libro de Hebreos (Hebreos 2: 1-3) Nosotros, también, vimos cómo Dios nos advirtió acerca de descuidar una salvación tan grande.

La salvación es muy grande. Tenemos la tendencia de limitar nuestra salvacion. Muchos cristianos entienden que la salvacion es gozar el cielo cuando murimos . Eso es verdad, pero el concepto va mas alla que eso. La salvacion viene de la palabra griega llamado soteria, que incluye Sanidad, Prosperidad, etc. La verdad del asunto es que podemos disfrutar del cielo en la tierra. (Deut 11:21) Para obtener más información sobre la salvación, consulte mi estudio anterior (1). Dios se enoja cuando no creemos en sus promesas. Los judíos vieron su enojo cuando no creyeron en la promesa de Dios sobre la tierra prometida. Es importante no repetir los errores del pasado y aprender de ellos.

Ahora, veamos cómo lograr tener la victoria en medio de nuestras luchas. Un ingrediente importante en la buena batalla es este: ¡Fe! La fe y la palabra de Dios son armas poderosas. La palabra y promesas de Dios son sí y amén. Dios no es un hombre para que mienta. Si es una promesa que está en su palabra, seguramente se cumplirá. De hecho, Jesús hizo lo que tenía que hacer a través de la cruz. Está sentado a la diestra del Padre intercediendo por nosotros para que podamos recibir una revelación de su palabra. Él nos ha dado TODAS las cosas que pertenecen a la vida y la piedad. ¡Todo lo que necesitamos ya esta hecho por medio de la cruz.

Si es así, ¿por qué no lo tenemos? Amigo(a), las promesas de Dios no se te caerán del cielo. Hay una lucha de fe. Tomemos, por ejemplo, la salvación. Jesús murió para el mundo y nos compro la salvación. De hecho, no quiere que nadie perezca, sino que todos lleguen al arrepentimiento. ¿Entonces, cuál es el problema? Si no es la voluntad de Dios que nadie perezca, ¿por qué algunas personas mueren y van al infierno? El problema es la voluntad. Dios respeta la voluntad humana y tú tienes que hacer de tu parte. Tu parte es recibir su palabra. Recibir a Jesús como su Salvador abre la puerta a la salvación y comienza con su boca. De hecho, ese es el modelo que Dios espera que usemos en oración. Cuando oramos, necesitamos recibir su palabra y usar nuestra boca.

La circumstancias y situaciones tienen una voz. Esa voz nos habla frecuentemente. Tenemos que tomar la palabra de Dios y responderle. Rehusemos oir las voces de las circumstancias y declare la palabra para desarrollar tu fe. Un buen ejemplo es María. Cuando fue visitada por el ángel Gabriel, recibió la palabra. No discutió con el ángel ni se dejó vencer por las circunstancias. Ella, simplemente, recibió la palabra y quedó embarazada. (Lucas 1:38) ¿Ha orado y orado, solo para ver que todo va de mal en peor? ¿Has confesado las promesas de Dios hasta que te canses, solo para ver cero resultados? ¿Puedo someterme a usted una sugerencia ? Puede que estes encinta con tu fe. Cuando recibes la palabra de Dios, crece dentro de ti y cuando la promesa está a punto de cumplirse, hay dolores de parto . Es tiempo de parir las promesas de Dios.

¿Ves la imagen de arriba de la feliz mujer embarazada? Eso es lo que se supone que debemos hacer, incluso en medio de las tristezas y el dolor. Tenemos que EMPUJAR. ¡Necesitamos fuerza! ¿Cómo obtenemos fuerza? ¡El gozo del Señor es nuestra fortaleza! Alégrate, canta y empieza a bailar. Vea la promesa como un hecho y créame, después de un tiempo, dará a luz esa promesa. No te rindas. Pelea la buena batalla de la fe. El diablo ha sido derrotado y con una canción en su corazón, se manifestara las promesas de Dios. Antes de terminar, déjeme compartir un testimonio personal: mi hijo y su esposa estuvieron separados durante 4 años. Los miembros de mi familia me decían que me rindiera. Empeoró, pero yo segui cimentado, confesando las promesas de Dios.

Después de cuatro años, hubo un milagro. Volvieron a estar juntos. Había experimentado “dolores de parto”, pero después de un tiempo, vi la promesa de Dios manifestarse. Muchas veces, nosotros nos damos por vencidos y decimos: Oh, bueno, debe ser la voluntad de Dios para mí. No culpes a Dios, pero analice su situacion. ¡Lo más probable es que estes encinta con tu fe. Estas a punto de parir. No te des por vencido (a) y gozate. Esfuerzate y EMPUJE – ¡El gozo del Señor es su fortaleza y asi pariras sus promesas. ¡Dios bendiga!

Retrato cortesia de Jonathan Borba. Sus retrato se puede encontrar en http://www.unsplash.com

(1) https://thechristiancorner.org/2021/01/31/no-pierdas-tu-gozo-parte-2/

                  

Published by angelsantosny

I am easy-going and I like a good laugh.

One thought on “No Pierdas tu gozo–Parte 2

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.